Vigilante de Seguridad: Engrilletamiento y cacheo. Tipos




Todo este tipo de supuestos que a continuación se detallan, no podrán ser llevados a buen puerto si no se tiene una buena forma física. Normalmente, las personas que son detenidas y engrilletadas suelen oponer una fuerte resistencia, llegando a agredir a aquel que pone las esposas en el transcurso de la detención. De ahí que el disponer de esa forma física es fundamental para que se realice en el menor tiempo posible, tener ventaja sobre el adversario, y controlar satisfactoriamente la situación, consiguiendo tener más posibilidades de salvaguardar nuestra integridad y la de los que se encuentren cerca si los hubiera.

El engrilletamiento

Tipos de situaciones comunes para proceder con el mismo:

En alerta

Se controla con una mano uno de los brazos y con la otra se colocan las esposas en esa muñeca. Con las esposas puestas se le lleva la mano a la espalda y con el cuerpo y la rodilla se le empuja contra la superficie sobre la que esta apoyado para reducir así su capacidad de reacción y posibilidad de agredir a quién lo está esposando. Después se le lleva la otra mano a la espalda y se le coloca la otra esposa en la otra muñeca. El individuo debe quedar con las dos manos engrilletadas a la espalda con las palmas de las manos mirando hacia fuera. VER EJEMPLO


En alarma

1. Posición de pie.
Se coloca al individuo en posición de desequilibrio contra una superficie sólida, y en esa posición se colocan los grilletes igual que en el caso de alerta, procediendo después al cacheo del detenido.

2. Posición de suelo.
El Vigilante de Seguridad ha conseguido llevar hasta el suelo a un individuo que oponia resistencia, controlándolo y quedando el individuo boca abajo con un brazo a la espalda, y el Vigilante de Seguridad se coloca en su costado controlando ese brazo. En esta posición, el Vigilante de Seguridad coloca un grillete en la muñeca del brazo que controla, obligando al detenido después a darle la otra mano y colocándole el otro grillete. El detenido queda, al igual que en los otros casos, con las dos muñecas engrilletadas a la espalda y con las palmas de las manos hacia fuera. Una vez que están los grilletes puestos, se cachea al detenido.



El engrilletamiento debe realizarse en el menor tiempo posible y, si se puede, en un lugar discreto para preservar el derecho al honor y a la intimidad del detenido.
Según la Orden del 7 de Julio de 1995, los grilletes reglamentarios son los denominados de manilla.

Los grilletes pueden cerrarse de dos maneras distintas:
• Con cierre sencillo.
• Con doble cierre o seguro.

El cacheo

A la hora de realizar el cacheo se suelen producir en tres situaciones o supuestos, cada una de las cuales requiere un tratamiento específico debido a los factores que en ese momento se den. Estas situaciones son:

De normalidad

Se realiza el cacheo tomando unas precauciones mínimas. Se coloca a la persona que se va a cachear en pie, con los brazos abiertos y estirados, y en esa posición se palpa todo el cuerpo. Este tipo de cacheo es el que se realiza habitualmente a la entrada de espectáculos públicos, partidos de fútbol, conciertos, etc.

De alerta

Es una situación más peligrosa que la anterior, y se da cuando se va a cachear a un individuo que ha cometido un delito. En estos casos, lo ideal es que participen en el cacheo dos Vigilantes de Seguridad si los hubiera, así, mientras uno cachea, el otro vigila cualquier posible reacción violenta del cacheado. Se coloca al individuo con las palmas de las manos apoyadas contra una superficie sólida (una pared, un vehículo…) y con las piernas abiertas y separadas de esa superficie (posición de desequilibrio). En esta posición, un Vigilante de Seguridad controla desde un lado a una distancia de unos dos metros, mientras el otro cachea el brazo, pierna y costado contrarios, sin interponerse nunca entre el cacheado y su compañero. Cuando termina con ese lado, pasa por detrás de su compañero que se cambia al otro lado manteniendo la distancia sin dejar de controlar al cacheado, y una vez en el otro lado se procede de la misma manera. Terminado el cacheo se engrilleta al individuo.
Si el cacheo lo realiza un solo Vigilante de Seguridad, colocará al individuo apoyado en una superficie sólida en posición de desequilibrio y cacheará primero un costado y luego el otro, manteniendo siempre una pierna entre las del cacheado para poder realizar un barrido sobre cualquiera de sus piernas en caso de resistencia. Una vez realizado el cacheo procederá a engrilletar al individuo. Siendo realistas, normalmente las personas que van a ser engrilletadas suelen oponer una fuerte resistencia. Sobre este aspecto, la consecución del objetivo dependerá de la forma física del vigilante de seguridad cómo ya dijimos al principio.
Si el individuo ha tenido una reacción violenta y nos ha atacado, siendo necesario reducirlo hasta el suelo para poder controlarle y engrilletarlo en esa posición, se le cacheará en esta postura. Con una mano controlamos y sujetamos los grilletes, y con la otra cachearemos la espalda, las piernas, y luego se le colocará de costado para cachearle por delante.

En el caso que sean dos los Vigilantes de Seguridad, se actuará igual que en el cacheo de alerta, es decir, mientras uno realiza el cacheo, el otro vigila desde una distancia de unos dos metros, interviniendo sólo si es necesario en ayuda de su compañero.


  1. Si se pudiese, antes de esposar a la persona en cuestión, efectuar el cacheo.
  2. Jamás se nos ocurra esposarnos con el detenido.
  3. Por seguridad esposar siempre por la espalda, salvo a mujeres embarazadas, que se realizará siempre por delante.
  4. No esposar al detenido a un objeto como farolas, barandillas.... y dejarlo solo.  
  5. Cuando haya que esposar a dos detenidos con los mismos grilletes, hacerlo mano derecha con mano derecha, o mano izquierda con mano izquierda.
  6. En caso de menores de edad siempre se tratará de evitar el esposamiento. Sí se tuviese que realizar se efectuará de la forma menos grabosa para el menor.




Parte de este post ha sido realizado obteniendo la información del sindicato ATES.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.